NUESTRAS ACOMPAÑANTES

Os queremos presentar a Ana y a Selva, nuestras queridas acompañantes.
Aunque bueno, mejor que se presenten ellas:

Me llamo Selva y soy andaluza ✌🏽
Maestra de educación infantil, acompañante en proyectos de pegagogías activas y Terapeuta Gestalt.
Máster especialista en educación emocional, inteligencias múltiples y educación respetuosa, Máster en género e igualdad.
Monitora de ocio y tiempo libre.
Monitora de natación y matronatación.
Formación en técnicas de expresión y lenguajes artísticos para la educación.

Y al margen de todo el papeleo… Soy acompañante de creaturas.
Fiel defensora de los derechos de la infancia y la desnormalización del adultocestrismo feroz en el que estamos inmersas.
Llevo más de siete años acompañando en diferentes proyectos de educación respetuosa, en la ciudad y la naturaleza y colocando a las y los peques siempre en el centro.
Acompañarlo todo, lo cómodo y lo incómodo, desde un lugar calmo y amoroso, sabiéndonos acompañar también como personas adultas para evitar proyectar (en la medida de lo posible) nuestras cositas en las y los más peques, pienso que es la revolución que todas y todos necesitamos.
Ir despacio.
Tener tiempo.
Poder estar.
Para poder ver y acompañar.

Soy Ana Muñoz Gundián, psicóloga, terapeuta gestalt y monitora de ocio y tiempo libre.
Trabajo con niñas y niños por vocación desde hace 20 años. Comencé como cuidadora y monitora y, después de unos de proponer, dirigir y creerme con la potestad de hacerlo, conocí el acompañamiento respetuoso y las pedagogías activas a través, principalmente, de la obra de Rebeca Wild y Emmi Pikler.
Al mismo tiempo comenzaba mi formación como terapeuta gestalt. La importancia que esta filosofía concede al cultivo de la presencia y de la toma de conciencia, me sirvieron de apoyo para relacionarme con peques confiando en la no-directividad como vehículo para respetar y confiar en sus procesos de desarrollo únicos. Con esta perspectiva trabajo desde hace años tanto de forma individual como en grupo, desde la primera infancia hasta la niñez.
Para poder realizar un buen trabajo de cuidado y acompañamiento a otras personas necesito una sólida base de cuidado y conocimiento propios.
En ese camino estoy permanentemente.